UNA MUJER PIDE QUE LA JUSTICIA LA PROTEJA A ELLA Y A SUS HIJOS DE LOS GOLPES DE SU EX PAREJA

Los episodios de violencia fueron denunciados en reiteradas oportunidades por la víctima, pero pese a esto el agresor todavía no tiene una restricción de acercamiento y sigue amenazándolos.

El desesperado pedido lo hizo Carolina el pasado 1º de enero, después de que ella y sus hijos fueran víctimas de una violenta golpiza por parte de su ex pareja y padre de los menores en la vivienda que compartían en el barrio Matera.

La madre llegó a la Unidad Fiscal de Investigación Nº11 de Morón para volver a denunciar al agresor y pedir que le restrinjan el acercamiento a su vivienda para que puedan vivir tranquilos. Pero al igual que ocurrió en oportunidades anteriores, su pedido no fue escuchado y la que tuvo que abandonar su hogar junto a sus hijos, fue ella.

Carolina contó que el único lugar que consiguió para irse está a dos cuadras de su vivienda y que el hombre sigue apareciéndose en su puerta para amenazarlos. “Viene, llamo a la Policía y cuando llegan no pasa nada”, relata la denunciante.

La violencia de la que son víctimas fue denunciada hasta por las autoridades del jardín de infantes al que asisten los menores, que se preocuparon al ver los golpes con los que llegaban a la institución. Sin embargo, las advertencias de los directivos tampoco fueron escuchadas.

Carolina sospecha que la falta de acción policial está vinculada con las presiones que ejerce la familia del acusado, que está integrada por varios uniformados que trabajan en ese mismo barrio.

Esta semana, los nenes fueron sometidos a pericias médicas para incorporarlas a la causa que desde la dependencia policial caratularon como “Golpes leves”, pese a que la mujer llegó a con la cara hinchada, los ojos morados y numerosas marcas en su cuerpo.