Merlo, Buenos Aires
24°
cielo claro
Domingo, noviembre 19
6m/s
33%
24 14
Lun
21°
Mar
20°
Mie
27°
Jue
31°
Vie
31°

PANORAMA POLÍTICO

vidal_carrio

Carrió contra Vidal. La interna que se viene.

Si soy  candidata en el 2017 va a ser en la Provincia de Buenos Aires“, dice Elisa Carrió. “Lilita es una dirigente valiosa que puede ayudar desde muchos lugares. Debatiremos en Cambiemos que es lo mejor mas adelante” afirma María Eugenia Vidal en un reportaje de este domingo. Esta tajante definición de la gobernadora, contrapuesta con los deseos de Carrió,  presupone que la interna  de Cambiemos por la cabeza de lista en las elecciones de la Provincia de Buenos Aires de este año va a hacer crujir a la Alianza gobernante.

No va a ser fácil para Mauricio Macri laudar en el enfrentamiento entre dos de sus principales figuras. Sobretodo por el rol de Carrió en el gobierno de Cambiemos. En los últimos días, el protagonismo de la diputada como escudo protector del gobierno, se notó más que nunca. Defendió a capa y espada la decisión  de Macri de gobernar por decreto: “En general, en receso, es el único momento en que se usan los DNU. Si convocas a extraordinarias, no te viene ningún diputado” dijo sin ponerse colorada. En relación a las vacaciones de Vidal en el extranjero mientras la Provincia se inundaba, santificó: “Esta chica esta exhausta!” y con respecto a la decisión de correr los feriados del 24 de marzo y el 2 de abril, minimizó: “Lo de los feriados me parece bien, la gente tiene que trabajar más, en este país no trabaja nadie” dijo mientras volvía de sus frecuentes vacaciones.

Pero el mismo día que hizo estas declaraciones defendiendo al gobierno de Cambiemos y a Vidal, ratificó en los tribunales Federales de Comodoro Py la denuncia contra el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas. Unos días antes, el propio Macri en conferencia de prensa lo  había defendido enfáticamente : “No entiendo cómo se relaciona a Arribas con Odebrecht. Ese link todavía no lo entendí“, dijo ofendido por las acusaciones contra su amigo y funcionario de máxima confianza.

Resulta difícil de entender como se disimulan estas profundas diferencias que en otro momento hubiesen significado la ruptura de la coalición de gobierno. Pero hay razones importantes que justifican que Mauricio Macri no estalle contra la  Chaqueña. Cambiemos no hubiese sido lo que es sin Carrió. Cuando en enero del 2015 selló la alianza con Macri y terminó de hacer explotar UNEN, el Macrismo sintió que lo que era solo un proyecto de la Ciudad de Buenos Aires, podría transformarse en una opción a nivel nacional. Dos meses después, la convención Radical en Gualeguaychú, aprobó la propuesta de Ernesto Sanz para establecer un acuerdo con Macri, imponiéndose a los sectores del radicalismo que empujaban cerrar con el Frente Renovador de Sergio Massa. A esa altura los radicales seguían el ritmo que les marcaba Carrió.

Estas y algunas otras razones que seguro no se conocen tanto, hacen que Macri tolere todas las embestidas de Elisa Carrió contra importantes dirigentes, familiares ó “amigos ” personales. Contra Daniel Angelici, al cual calificó como “delincuente” y “mafioso“, contra el propio padre de Mauricio,  Franco Macri, contra Ángelo Calcaterra, primo hermano del Presidente, y últimamente contra el mencionado Gustavo Arribas, por los negociados en las transferencias de jugadores de fútbol a través de la empresa HAZ Sport Agency y sus vinculaciones con el escándalo del “Lava jato” el mayor hecho de corrupción en Brasil.

Si Vidal se decide finalmente por Jorge Macri para encabezar las listas de Cambiemos en Buenos Aires, seguramente Carrió volverá a cargar contra el intendente de Vicente López como lo hizo en noviembre pasado: “Hay gente de Cambiemos que defienden a fiscales que protegen al narcotráfico. Jorge Macri es uno de ellos que impide que el ex-Fiscal General de San Isidro Julio Novo sea procesado“.  Después de estas declaraciones, resultaría muy difícil apoyar a alguien que es acusado de complicidad con los traficantes…

Enero, en los años electorales, suele ser un mes caliente, no solo por las altas temperaturas sino por los aprontes para definir candidaturas. La interna de Cambiemos empieza a arder, hay que ver sino se transforma en un incendio imposible de apagar.