LIBERTAD: UNA POLICÍA LOCAL EMBARAZADA SUFRIÓ QUEMADURAS DEL 90% DE SU CUERPO TRAS EL INCENDIO DE SU CASA

Según las primeras informaciones, la joven limpió pintura que tenia en sus manos con aguarrás y luego encendió una hornalla de la cocina, lo que originó que comenzara a prenderse fuego su cuerpo, como así también parte de la mampostería de la vivienda.

Una policía de seis meses de embarazo sufrió quemaduras del 90 por ciento de su cuerpo tras un incendio en su vivienda y se encuentra internada en grave estado, en tanto que su pareja, también policía, resultó herido y se investigan las circunstancias que generaron el hecho, informaron fuentes policiales.

Todo comenzó cuando la pareja de policías locales de Morón se encontraba pintando en su casa ubicada en la calle Costa Rica al 600, de Libertad. En ese entonces la oficial Paola Medina, de 24 años, que está embarazada de seis meses, limpió pintura que tenía en sus manos con aguarrás y luego encendió una hornalla de la cocina, lo que originó que comenzara a prenderse fuego su cuerpo, como así también parte de la mampostería de la vivienda.

La mujer fue trasladada de inmediato al sanatorio Oeste de Libertad y luego fue derivada al hospital Héroes de Malvinas, donde ingresó en grave estado con su cuerpo quemado en un 90 por ciento y permanece internada. La víctima le manifestó al médico que la atendió que el incendio fue producto de un accidente cuando manipuló el solvente cerca de la cocina.

En tanto, su pareja, Lucas González, de 28 años, también sufrió quemaduras leves y se encontraba estable y fuera de peligro. Al lugar del incendio acudieron bomberos de la zona, quienes evacuaron las viviendas linderas y lograron controlar el fuego. A su vez, en la casa de la pareja se presentó la madre de la víctima, quien ante autoridades policiales manifestó que la relación entre su hija y el joven era normal y que no existían antecedentes de violencia.

Sin embargo, el fiscal a cargo de la investigación, Fernando Siquier, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8, del Departamento Judicial de Morón, caratuló la causa como “averiguación de ilícito”. El funcionario judicial dispuso que en la vivienda incendiada trabajara personal de la Policía Científica de Merlo y ordenó que se tomara declaración testimonial al médico que asistió a la joven como así también a vecinos y familiares.