INFLACIÓN QUE NO PARA 6,5% EN SEPTIEMBRE

La cifra oficial igualó el dato de abril de 2016 y hay que retroceder hasta abril de 2002, para encontrar una suba de precios mayor. El rubro alimentos y bebidas trepó 7 por ciento y transporte un 10,4 por ciento.

El Indec midió una suba general de precios de 6,5 por ciento en septiembre, por debajo de varias de las estimaciones privadas. El número iguala la mayor marca de inflación difundida por el Indec durante la gestión de Cambiemos, en abril de 2016, que a su vez fue la más alta desde abril de 2002, en plena salida del régimen de convertibilidad. El principal aporte a la inflación mensual de septiembre provino del rubro alimentos y bebidas, seguido de prendas de vestir y transporte. El traslado de la devaluación del peso que se produjo en agosto es el primer factor de tracción de los precios, junto al aumento de combustibles y colectivos y trenes metropolitanos. En nueve meses, la suba de precios acumula un 32,4 por ciento, mientras que la interanual arroja un alza de 40,5 por ciento. Productos centrales de la canasta básica como fideos, aceite, pan y arroz subieron por arriba de un 15 por ciento en apenas 30 días.

La inflación de este año no sólo está traccionada por la suba de tarifas, componente que predominó en 2017, sino también por los “precios núcleo”, que no incluyen los estacionales (como frutas y verduras) ni los regulados (servicios públicos). El IPC núcleo creció 7,6 por ciento en septiembre y acumula un 38,9 por ciento en doce meses. Por su parte, los servicios públicos, al calor de la política de ajuste de subsidios, acumulan en la comparación interanual un incremento del 52,5 por ciento.