GRAN TRIUNFO DE NICOLAS KICKER EN EL ABIERTO DE AUSTRALIA

“Con ganas y actitud soy otro jugador”. Así sintetizó Nicolás Kicker la explicación a este presente promisorio y la mejor semana de su carrera en el Abierto de Australia, luego de derrotar al eslovaco Lucas Lacko por 6-2, 7-5, 1-6 y 7-5 y avanzar a la tercera ronda en Melbourne.

El merlense volvió a mostrar temperamento para superar un encuentro importante y cuando parecía que el partido se encaminaba para un quinto set (como había ocurrido en el debut ante el local Jordan Thompson) se sobrepuso y cerró una nueva victoria. Nicolas reconoce un rotundo cambio de actitud, “el click es mental”. Sucede que hasta esta semana no había podido sumar victorias en el circuito grande y solo registraba una victoria en torneos de Grand Slam: en Roland Garros 2017, ante el bosnio Damir Dzumhur. En Australia había competido solamente en una oportunidad (en 2017) y había caído en la primera rueda de la qualy y en 2018 acumulaba dos derrotas, en Pune ante Marton Fucsovics y en el Challenger de Canberra frente a Elliot Benchetrit.

Mientras tanto, la mejor semana de su carrera también implica nuevas experiencias a futuro y un cambio de calendario con los Masters 1000 de Indian Wells y Miami en el horizonte. “Torneos bastante lindos… Tengo que aprovecharlos, también se viene la gira de Sudamérica, espero pueda jugar en Buenos Aires, con mi gente y mi hinchada”, analizó y contó que ya le solicitó a Martín Jaite una invitación para ser parte del Argentina. “Vamos a ver si le metemos un poquito de presión, je”, bromea.

En Melbourne, por lo pronto, Kicker se sacó los miedos y tiene algo claro: ya encontró el camino a seguir, en polvo de ladrillo, en cemento o en la cancha que sea y ante el rival que sea.