El Gobierno se prepara para enfrentar a los Gremios y “dejar de lado a SUTEBA”

A pocas semanas de que comience a desempolvarse la negociación paritaria bonaerense que como es costumbre comienza con los gremios de educación y en medio de una incipiente puja entre los sindicatos y el oficialismo por el piso y el techo en que se negociarán los incrementos salariales para este año, el vidalismo prepara el terreno para dejar sin margen de acción al gremio de SUTEBA.

Se sabe, el año pasado las clases comenzaron con varias semanas de retraso en medio de cortocircuitos de todos los colores entre la gestión de María Eugenia Vidal y el sindicato encabezado por Roberto Baradel.

Vidal le sugerio a los afiliados que se desvinculen del gremio, una jugada craneada desde el equipo político de la gobernadora que busca un efecto casi intimidatorio y sobre todo, plantearle a los docentes que su aliado es el gobierno y no los gremialistas.

Las paritarias docentes sirven como referencia para las pulseadas sectoriales que le siguen en el calendario, sobre todo la de los empleados de la administración pública bonaerense.

Y el telón de fondo es, a escala nacional, la oficialización -así lo expresó el jefe de Gabinete macrista Marcos Peña– de que la paritaria será de no más del 15% sin siquiera mencionar la existencia de la cláusula gatillo -que permite adecuar los aumentos de salarios a la inflación real, no a la proyectada-. Hay otro dato reciente: el oficialismo también borró del mapa la paritaria docente nacional por considerar que la escala de aumentos ya estaba fijada de antemano.

Según todos los economistas, la inflación del primer bimestre 2018 no será menor al 5 por ciento, lo que, proyectada en un año que comienza con efectos rebotes de los aumentos de las tarifas y los impuestos inmobiliarios, con seguridad superará el 15% pautado en el presupuesto.

En ese contexto, el líder de SUTEBA recibió preocupantes amenazas durante la semana que agoniza. Fue a través de un correo electrónico que le advirtió que no se meta con el Gobierno. “Decidiste ser el enemigo, ahora te vamos a ser desaparecer”, reza el texto, entre otras frases tan intimidatorias como repudiables.

Esta no es la primera vez que el líder de los docentes recibe amenazas en época de paritarias. Ya ocurrió en 2016 y también en 2017, cuando la negociación entre el Gobierno provincial y nacional con el sector docente estaba trabada. El año pasado, Baradel debía levantar un paro o, caso contrario, corría peligro la seguridad de una hija.