EL 80% DE LOS BONAERENSES RECHAZAN LA REFORMA PREVISIONAL

La consultora Analogías llevó adelante un estudio de opinión en el ámbito del Gran Buenos Aires, buscando evaluar el posicionamiento de los vecinos frente a la Reforma Previsional tras los sucesos ocurridos el pasado jueves en la fallida sesión parlamentaria en la que el oficialismo intentó aprobar el proyecto.

El estudio se efectuó los días 15 y 16 de diciembre en los 28 municipios que integran el Conurbano, relevando 1.680 casos efectivos mediante entrevistas telefónicas. Los resultados fueron ajustados de acuerdo a parámetros censales de sexo, edad, distribución territorial y nivel educativo.

El proyecto de reforma previsional mantiene un nivel de rechazo muy consolidado entre los vecinos del GBA, que no resultó alterado significativamente tras los sucesos del pasado jueves. Mas de dos tercios de los vecinos se muestran en desacuerdo con la reforma previsional, contra sólo un 23,7% que la apoya.

El rechazo se impone incluso en los sectores que aprueban el desempeño del presidente y abarca casi la totalidad de los sectores opositores.

La negativa a la idea de afectar las jubilaciones como vía para bajar el déficit fiscal se mantiene por encima del 80%, parejo en todos los segmentos de edad y nivel educativo relevados.

Entre los entrevistados, se impone la idea de que el Gobierno de Mauricio Macri fue “incapaz de manejar el conflicto” generado por el proyecto de reforma. El porcentaje que así lo cree resulta parejo por edad y creciente por nivel educativo. Asimismo, más del 50% considera que lo acontecido el jueves resulta un fracaso para el Gobierno de Macri.

El repudio de los vecinos resulta mayoritario al plantear la posibilidad de que el presidente Macri avance por decreto ante la fallida sesión del jueves: casi el 75% se opone a un eventual decreto que imponga el proyecto.

Así las cosas, Cambiemos confía en los resultados obtenidos en las últimas elecciones y va a fondo con las reformas, cuestión que como reza el dicho, puede ser “pan para hoy, hambre para mañana”.