DOMINGO DE EMOCIONES PARA EL TENIS ARGENTINO

No se puede negar que este fin de semana, más allá del clásico fútbol, los argentinos estuvimos pendientes de otro deporte: el tenis. Y no es para menos, el seleccionado argentino disputó los cuartos de final de la Copa Davis contra un eterno rival: Gran Bretaña.

El torneo que enfrenta a todos los tenistas a nivel Selección, este año tendrá un finalista que pretende darle un “Break Point” a la historia: Argentina. Y esto se debe al hecho de que nuestro país jamás ha podido ganar “la ensaladera».

Pasó Vilas; pasaron Nalbandian y Coria; Gaudio también hizo su participación. Pero esta vez, le tocará el turno a los dirigidos por Daniel Orsanic, es decir, a Guido Pella, Juan Martín del Potro y al héroe de la serie, Leonardo Meyer. Este muchacho de 29 años conmovió a todo un país al derrotar en cuatro sets a Daniel Evans, representante del equipo Británico dirigido por John Lloyd. A pesar de haber perdido el primer set (4—6), se recompuso en los siguentes (6—3; 6—4; 6—2), imponiéndose con jerarquía, la misma que se necesita para disputar este tipo de partidos.

A esta victoria se suma la de Juan Martín del Potro frente al doblemente medallista de oro (Londres 2012 y Río 2016) y número 2 del mundo Andy Murray, y la derrota de su compatriota Kyle Edmund a manos de Pella, Argentina obtuvo los 3 puntos de 5 en juego que lo habilitan a jugar la final del certamen.

¿El rival? Croacia.. ¿El lugar? Croacia también.. De visitante y contra un equipo con tradición en el deporte. Pero es justamente en este tipo de partidos en el que los “guerreros” demuestran de qué están hechos.