CAYÓ EN MERLO LA “BANDA DE LAS SUPERSEMILLAS”

Las alteraban genéticamente para obtener plantas de marihuana hembras.

El “modus operandi”: recibían los pedidos a través de páginas web y redes sociales para luego entregarlos personalmente –vía delivery- o por correo postal.

Las pruebas acumuladas durante la pesquisa permitieron desarticular a la red, especializada en la comercialización de semillas de marihuana tratadas genéticamente para producir un mayor cogollo. Las mismas se acondicionaban en blisters y sobres. Antes, habían sido “feminizadas”, es decir, se había llevado a cabo un proceso destinado a garantizar plantas hembras.

“Esta banda tenía claro lo que hacía: no solo vendía las semillas sino que, dentro de los paquetes, se introducían instructivos en los que se explicaba cómo mejorar los procesos de germinación y cultivo”, aseguró la ministra de Seguridad de la Nación.

Para desbaratar a la “Banda de las Súper Semillas”, efectivos de la Gendarmería allanaron dos domicilios ubicados en las calles Gaboto y Dalton y Fraga. Allí detuvieron a los dos principales involucrados, a los que se les imputa tanto la comercialización de las semillas como la elaboración de prospectos y tutoriales subidos a internet.

Durante los procedimientos iniciados a instancias del Juzgado Federal N° 3 de Morón, se incautaron semillas feminizadas que habían sido distribuidas en blísteres, sellos que se utilizaban para hacer ácidos para diferentes variedades de hongos, plantas y picadura de marihuana.

Asimismo, se secuestró documentación que permitirá el avance de la causa judicial. Entre otros elementos, los detectives analizan posibles conexiones. La Gendarmería, junto al resto de las fuerzas federales, continuará investigando y sumando elementos de prueba.