CASI UN MILLÓN Y MEDIO DE NIÑOS NO PERCIBEN ASISTENCIA SOCIAL DEL ESTADO

El Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) elaboró un informe donde detalló la delicada situación del sector. En territorio bonaerense, movimientos sociales critican el “abandono” por parte del Ministerio de Desarrollo Social.

La niñez atraviesa una grave situación en todo el territorio argentino y los índices elaborados por diversos organismos dan cuenta de los altos niveles de pobreza que poseen. Las medidas económicas del gobierno de Mauricio Macri impactan de lleno en uno de los sectores más vulnerados de la sociedad. En la provincia de Buenos Aires el panorama se replica con mayor crudeza por lo que movimientos sociales lo advirtieron y responsabilizan al ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano.

El Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) dio a conocer que cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes viven en situación de  pobreza. Entonces indicaron que “en la Argentina la  pobreza está infantilizada”, y que “lo que ocurre en términos  cognitivos, físicos y emocionales durante ese período tiene enormes implicancias en cómo transitan el resto de su vida”.

En ese aspecto, explicaron que el Estado transfiere una asistencia con “esquema inequitativo y fragmentado “a las familias de tres maneras: contributivo (Asignaciones Familiares por Hijo), subsistema no contributivo (Asignación Universal por Hijo), y deducción del Impuesto a las Ganancias.

Luego afirmaron que de los 13 millones de niños menores  de 18 años, el 29% reciben AUH, el 39% AFH y un 5% reciben apoyo monetario a través de la  reducción del Impuesto a las Ganancias. Del 27%  restante, 13% se encuentra cubierto por AFH contributivas provinciales y 3% por pensiones no contributivas.

Sin embargo, hay casi un millón y medio de niños, un 10% del total, que no reciben ningún tipo de transferencia, ya sea “porque están excluidos por normativa u otros motivos (7%), o porque no tienen un adulto asociado en el registro y se desconoce su situación (3%). En su  mayoría, estos últimos son niños de los sectores de menos ingresos”.