CAPTURAN EN BOLIVIA AL VIOLADOR PRÓFUGO DESDE EL 2013

Se trata del contador Alberto Brauton. Lo habían condenado en 2009 a 40 años de prisión por cometer nueve abusos en tres meses, pero en 2013 se fugó tras adormecer al penitenciario que lo acompañó a visitar a su madre enferma, en una casa de la localidad de Mariano Acosta.

Un contador que había sido condenado a 40 años de prisión por haber violado a nueve mujeres en el lapso de tres meses del 2005 y que estaba prófugo desde el 2013 cuando escapó durante una visita a su madre enferma, fue detenido en las últimas horas en Bolivia.

Las violaciones fueron cometidas entre enero y marzo de 2005 en Loma Hermosa, Merlo, San Alberto, Castelar, Moreno e Ituzaingó, cuando las víctimas tenían entre 17 y 23 años

Se trata de Alberto Walter Brauton Steimbach, de 46 años, quien era considerado un prófugo de “alta peligrosidad” por sus antecedentes.

Personal de la Policía Federal Argentina (PFA) y de Interpol detuvo a Brauton en la capital boliviana y ahora comenzarán los trámites de extradición.

Los delitos que comprobaron durante el debate fueron “abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma -6 hechos-, abuso sexual con acceso carnal –un hecho-, abuso sexual agravado por el uso de arma en grado de tentativa –un hecho-, abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma en grado de tentativa –un hecho-, y rapto -9 hechos-, todos en concurso real entre sí”, cometidos en 2005.

Brauton Steimbach se había escapado el 17 de agosto de 2013 mientras cumplía una visita extraordinaria en un domicilio de la calle Varela 921 de Mariano Acosta. Es que el contador había recibido el beneficio de visitar una vez por mes a su madre que estaba enferma.

En esa oportunidad, el condenado fue acompañado a la vivienda desde la Unidad Penal 39 de Ituzaingó donde cumplía la pena por un efectivo del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), quien supuestamente se había dormido luego que le convidaron una empanada con un somnífero.

Sin embargo, personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Morón comprobó que no fue así y acusó al uniformado de haber facilitado la fuga.

Tras la huida, el Ministerio de Seguridad bonaerense había ofrecido hasta 300.000 pesos de recompensa para los que aportaran datos sobre su paradero.

Desde ese momento, Brauton Steimbach permaneció prófugo hasta ayer que estaba custodiado por la Policía boliviana hasta tanto se resuelva la extradición a nuestro país.