ASESINARON A BARRETAZOS A UN HOMBRE EN LA PUERTA DE SU CASA EN MARIANO ACOSTA EN MEDIO DE UNA DISPUTA VECINAL

Jorge Elgueta Caceres, de 63 años, fue golpeado salvajemente por un habitante de la cuadra cuando llegaba a su casa en la calle Tres Sargentos al 700. El agresor, que se encuentra detenido, tiene antecedentes y es pareja de una empleada del servicio penitenciario.

Un violento episodio llenó de drama al barrio de Merlo. Ocurrió en vísperas de fin de año, cuando un vecino llegaba a su casa luego de trabajar, fue atacado salvajemente por otro habitante de la cuadra en que vivía junto a su familia y murió por las heridas que recibió tras ser golpeado con una barreta. La victima falleció en la clínica a la que fue trasladado en gravisimo estado, luego de convulsionar y sufrir un derrame cerebral a causa de la agresión recibida.

Todo ocurrió el pasado lunes 31, cuando la familia de Jorge se preparaba para celebrar la despedida de 2018. El hijo de Elgueta con su esposa Miriam llegaron a su domicilio sobre la calle Tres Sargentos al 700, en Mariano Acosta, cuando percibieron que una mujer que habita una vivienda lindera llamada Susana Iriart (empleada del Servicio Penitenciario) estaba tirando piedras a su casa. Cuando Miriam, la nuera de Elgueta Caceres, le pidió explicaciones a su vecina sobre lo que estaba haciendo, comenzó una fuerte disputa verbal entre ambas.

Pero quedó ahi nomas, en una reyerta de insultos entre mujeres. Lo peor llegó al rato, cuando el suegro de Miriam llegó de trabajar. El marido de Susana, llamado Gustavo Daniel Gonzalez, se presento a bordo de una moto en la casa de Elgueta, le pidió que salga a la vereda para hablar y, sin mediar palabra, le tiró un primer puntazo con un destornillador que le pegó en la oreja. Cuando la victima retrocedió, le aplicó un segundo puntazo que lo lastimó en la espalda pero superficialmente.

El drama se agigantó cuando en la escena apareció la hija de Gonzalez con una barreta con la que intentó agredir a Miriam, pero no alcanzó a pegarle. Sin embargo, su padre se la quitó y golpeó sin piedad a Elgueta Caceres, El impacto en la cabeza fue letal: le provocó dos convulsiones y dejó sus ojos fuera de orbita. Para mayor salvajada, cuando el agredido agonizaba, Gonzalez le volvió a pegar otro barretazo.

Los médicos que llegaron al lugar decidieron trasladar a Elgueta Caceres a una clínica al constatar que, pese a la gravedad del cuadro, seguia con vida. El hombre fue llevado a la clinica De Los Virreyes, en Belgrano, dado que presentaba un derrame celebral a la consecuencia del traumatismo de cráneo sufrido. Allí los profesionales nada pudieron hacer y falleció.

Interviene en la investigación el fiscal Sergio Dileo, de la UFI N° 6 del Departamento Judicial de Morón, quien recaratuló la causa de lesiones graves de homicidio, y dispuso la detención de Gustavo Gonzalez, el atacante. Por lo pronto, comenzará la ronda de indagatorias a los testigos del hecho para saber si hay más implicados penalmente en el brutal crimen.