Allanaron la oficina Distrital de Merlo por una causa de corrupción

Cuatro oficiales de la Comisaría 4° de Ituzaingó están acusados de extorsión, de los cuales tres están detenidos y uno prófugo.

Una causa por extorsión contra oficiales de la Bonaerense terminó con un allanamiento en la Dirección Distrital de Investigaciones de Merlo en la que buscan más pruebas contra un comisario prófugo de Ituzaingó al que señalan como el jefe de una organización que se dedicaba a extorsionar a detenidos y a sus familiares.

Cuatro oficiales de la Comisaría 4° de Ituzaingó están acusados de haber extorsionado a un grupo de hermanos de nacionalidad peruana, a través de uno de ellos que había terminado preso en esa seccional. Todo se desató en octubre de 2017, luego de que dos agentes, vestidos con ropa de la PSA y no de la Bonaerense, fueron detenidos en un local de la Galería Jardín, en la ciudad de Buenos Aires, cuando le robaban a uno de los familiares del detenido al que durante días intimidaron y extorsionaron.

Los damnificados son Kolber Joel Sotomayor Huamani, Wenceslao Coronador, Sotomayor, Alexander Coronado Sotomayor y Mayra Olivera, a quienes los oficiales los obligaron en varias oportunidades a que les entreguen dinero “mediante intimidación y simulando autoridad pública”.

Norberto Ezequiel Monjes y Diego Gustavo Mauad fueron detenidos “por considerarlos prima facie coautores de los delitos de extorsión reiterada en dos oportunidades y robo agravado por el empleo de armas de fuego y por tratarse de integrantes de las fuerza de seguridad”. Por un hecho casual, la alarma del local de los Sotomayor sonó y alertó a oficiales de la Ciudad que atraparon a los “falsos agentes de la PSA”. Les encontraron quinientos cincuenta pesos argentinos, un dólar americano, cinco euros, ciento sesenta pesos peruanos, diez pesos bolivianos, un peso cubano y dos reales.

El tercero de los policías implicado se llama Cristian Leonardo Aybar, a quien se lo acusa de un hecho extorsivo contra Kolber Joel Sotomayor Huamani, ocurrido dentro de la Comisaría 4°. El agente también quedó preso y en su declaración indagatoria señaló que “el cerebro de todo es el comisario Iglesias, quien según él era el que estaba a cargo de la seccional”.

El juzgado solicitó que le informen cuáles eran las funciones de Iglesias para tomarse atribuciones de ordenar ciertas medidas, como fue el traslado de ciudadanos peruanos a esa dependencia policial en el momento en el que comenzó todo. Según la fuente consultada, la Policía de la Ciudad pidió el allanamiento de una de las propiedades de Iglesias pero allí no estaba porque se había ido de vacaciones a Mar del Plata. Ahora está prófugo.

Asuntos Internos intervino en el caso y produjo el cimbronazo en la dependencia que quedó desguazada con el oficial inspector Aybar, al sargento Monjes, al comisario Sergio Daniel Iglesias desafectado. Con el procedimiento en la DDI buscan más pruebas contra el jefe policial.